Historia – Nuestra casa salesiana

Salesianas

Las Salesianas de Don Bosco, también conocidas como Hijas de María Auxiliadora, somos una familia religiosa, fundada en Italia en 1872 por San Juan Bosco y Santa María Mazzarello.

Nace como una obra para dar una respuesta educativa a las necesidades de las niñas y jóvenes de la época que, en plena Revolución Industrial, se ven inmersas en graves situaciones de riesgo tales como el analfabetismo, el desarraigo familiar, la migración, las precarias condiciones laborales, etc.

Es en este contexto en el que se forma el 5 de agosto de 1872 la primera Comunidad de Hijas de María Auxiliadora, así llamadas por querer Don Bosco que fueran momumento vivo a la Virgen Auxiliadora.

Desde entonces hasta nuestros días, miles de Salesianas a lo largo de todo el mundo han dedicado su vida a la educación y evangelización de los jóvenes, siguiendo el estilo salesiano de la pedagogía de Don Bosco, basada en el espíritu de familia, la acogida, la cercanía, la alegría, la amabilidad y el sentido de la presencia de Dios.

Colegio San José

Las Hijas de María Auxiliadora llegaron a España en 1886 y desde Barcelona, se extendieron por toda la geografía nacional. La primera obra en Madrid fue inaugurada en 1920, pero no fue hasta 1945 que las Salesianas llegaron a nuestro barrio.

En los años ’40, el Barrio Bilbao, era una zona muy pobre, a las afueras de Madrid, en el que se amontonaban numerosas casitas bajas. Aquí la Asociación Católica de Señoras de Madrid, benefactoras de la obra, funda las “Escuelas San José” dirigidas por las Hijas de María Auxiliadora.

Era una escuela pequeña de una sola planta en la que 4 hermanas atendían a 250 niñas de la zona. En ella, además de enseñar a las niñas a leer y escribir, se organizaron talleres laborales donde las alumnas aprendían un oficio que las permitiera, tener un futuro digno con el que ganarse la vida.

Rápidamente el número de alumnas fue creciendo y en consecuencia el número de hermanas y la capacidad de los locales, llegando a ser 560 alumnas en 1952. En esas fechas se inauguró un pequeño dispensario y un comedor, para atender a las familias del barrio que no tenían recursos.

Con los años y la fuerte transformación que ha sufrido el barrio, nuestro colegio también ha ido cambiando, tanto en su estructura como en su funcionamiento para estar más acorde con las necesidades de la sociedad actual, pero los ideales de aquella primera Comunidad de Hijas de María Auxiliadora siguen vigentes: DAR LA VIDA POR LA EDUCACIÓN DE LOS JÓVENES.

Nuestros fundadores

San Juan Bosco

Juan Bosco nació en Castelnuovo d’Asti el 16 de agosto de 1815 en una familia de campesinos. Su padre, Francisco Bosco, murió cuando Juan tenía solamente dos años, y Margarita Occhiena se quedó sola criando a Antonio, José y Juan.

Con una dulce firmeza y una fe infinita, Margarita, sabia educadora como lo era, convirtió su familia en una iglesia doméstica. Desde niño, Juan empezó a sentir el deseo de ser sacerdote.

Contó que a los nueve años había tenido un sueño que le reveló su misión, la educación de la juventud: una mujer resplandeciente como el sol le dijo “Hazte humilde, fuerte y robusto y lo que tú ves que les sucede a estos lobos que se convierten en corderos, tú lo harás por mis niños. Yo seré tu maestra. Con el tiempo tú comprenderás todo”. Siendo todavía un muchacho, Juan empezó juegos de destreza para sus amigos, aprendidos con gran esfuerzo, y alternaba esto con su trabajo y su oración.

En junio de 1841 fue ordenado sacerdote. Don Bosco empezó por dar alojamiento a chicos sin hogar. Les enseñó un trabajo y a amar al Señor; cantaba, jugaba y rezaba con ellos. Organizó un oratorio festivo, inicialmente itinerante, pero luego estable en Valdocco que puso bajo la protección de San Francisco de Sales. Margarita, ya anciana, aceptó ir a Turín a ayudarlo, convirtiéndose en “Mamá Margarita” para todos. De los primeros chicos surgieron los primeros colaboradores. Se desarrolló así el famoso Sistema Preventivo, un estilo educativo y acción pastoral basados en la razón, la religión y el amor. Los primeros colaboradores, con el tiempo y también gracias a la ayuda del Papa Pío IX, se convirtieron en una congregación, los Salesianos, dedicada a la salvación de los jóvenes, luchando contra todas las formas de pobreza y tomando como propio el lema: “Da mihi animas caetera tolle”. El joven Domingo Savio es el primer fruto de santidad del Sistema Preventivo.

Junto a Santa María D. Mazzarello fundó el Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora. Con buenos y trabajadores laicos, hombres y mujeres, creó los Cooperadores Salesianos para apoyar y sostener la obra de la educación de la juventud, anticipando así nuevas formas de apostolado en la Iglesia.

La fuente de su infatigable actividad y de la eficacia de su acción fue una constante “unión con Dios” y una confianza ilimitada en Mª Auxiliadora, a la que sentía como inspiradora y sostén de toda su obra.

A los 72 años, el 31 de enero de 1888, Don Bosco murió, exhausto por el trabajo. Pío IX, que lo había conocido, lo beatificó en 1929 y lo canonizó el 1 de abril de 1934.

En el centenario de su muerte, el Papa Juan Pablo II lo declaró “Padre y Maestro de la Juventud”.

Su cuerpo descansa en la Basílica de Mª Auxiliadora en Turín.

Su fiesta se celebra el día 31 de enero.

Santa María Domenica Mazzarello

María Domenica Mazzarello nació el 9 de mayo de 1837 en Mornese (norte de Italia). Era una chica alegre, sencilla, amable y fuerte a la vez, entusiasta y muy trabajadora. Además de ayudar a su madre en las tareas de casa y a cuidar de sus hermanos (era la mayor de 9), trabajaba con su padre en la viña y tenía tiempo para ayudar a otras familias del pueblo, ser catequista de su parroquia y hacer grupos festivos con las niñas y jóvenes de su pueblo. Se abrió a la fe acompañada por sus padres y por su sabio director espiritual don Domingo Pestarino.

Con 15 años se inscribió en la Asociación de las Hijas de Mª Inmaculada y se abrió al apostolado de las chicas del pueblo. La grave enfermedad del tifus contraída a los 23 años tuvo en ella una fuerte resonancia espiritual: la experiencia de la fragilidad física, que por una parte la llevó a un abandono más profundo en Dios, y por otra la impulsó a abrir un taller de costura para enseñar a las muchachas el trabajo, la oración y el amor a Dios. María, todavía convaleciente de la enfermedad, tuvo la visión de un colegio con numerosas niñas y jóvenes y oyó una voz que le decía: “A ti te las confío”. Fue María que le encomendaba la misión.

María Mazzarello desplegó su misión entre las chicas más necesitadas de la zona de Monferrato. Junto con otras amigas, les enseñaban a leer, a escribir, a coser, al tiempo que les proporcionaban agradables y alegres recreos, y les explicaban la buena noticia del Evangelio.

Contemporánea a Don Bosco, su ideal era dar posibilidades a las chicas para que pudiesen ser protagonistas de su crecimiento, en tiempos en que la sociedad no facilitaba a las jóvenes el acceso a la educación.

Gracias a la intensa participación en los sacramentos y bajo la sabia e iluminadora guía de Don Pestarino hizo grandes progresos en la vida espiritual. Con ocasión de la visita de Don Bosco a Mornese, el 7 de octubre de 1864, dijo: “Don Bosco es un santo y yo lo siento”.

El 5 de agosto de 1872, Don Bosco la escogió para iniciar el Instituto de las Hijas de Mª Auxiliadora. Como Superiora se mostró hábil formadora y maestra de vida espiritual. Tenía el carisma de la alegría serena, irradiando gozo e implicando a otras jóvenes en el empeño de dedicarse a la educación de la mujer.

Don Bosco quiso que fuese “monumento vivo de gratitud a María Auxiliadora” de quien al final de su vida pudo decir: “Ella lo ha hecho todo”. El Instituto se desarrolló rápidamente. A su muerte dejó a sus Hijas una tradición educativa empapada de valores evangélicos: la búsqueda de Dios conocido a través de una catequesis iluminada y un amor ardiente, la responsabilidad en el trabajo, la lealtad y la humildad, la austeridad de vida y la gozosa entrega de sí.

Murió en Nizza Monferrato el 14 de mayo de 1881.

Fue beatificada el 20 de noviembre de 1938 y canonizada el 24 de junio de 1951.

Sus restos se veneran en la Basílica de Mª Auxiliadora en Turín.

Su fiesta se celebra el 13 de mayo.